¿Qué es un crítico literario y por qué me cae mal?

Escribo esto motivado por dos eventos: por un lado, se cumplen dos años de la muerte de Emmanuel Carballo; por otro lado he señalado en otra ocasión la falta de crítica en el pequeño contexto literario de mi ciudad. Después de los dos humildes textos que he publicado, además de este blog que surge también de una angustia por comunicar mis ideas, nace de otro capricho la necesidad de transcribir lo que pienso sobre la figura del crítico literario, así como reflexionar acerca de por qué es tan necesaria la crítica en determinado grupo literario que pretende consolidarse con el axioma “hacemos literatura para…”. Antes que nada: no busco consolidarme cual profeta místico que trae consigo la revelación y el avance, la civilización. Tampoco ofrezco recetas, aunque existan muchos escritores de “recetas” que andan por ahí.

En efecto, la comunidad literaria en la que habito es simple, humilde: no se busca la trascendencia, no se pretende escribir la última gran novela. Se escribe, pues, por dos motivos: 1) para comunicar algo; 2) para vender algo. La falta de ambición es justificable, claro, y se plasma en las reseñas que se escriben sobre la literatura local: no se sabe de qué hablar, no hay algo que valga la pena, nada que pueda ser criticado. Reniego de esta postura modesta puesto que se ha renunciado a escribir bien, a la estética, a la armonía entre el tema y estructura, a la manera en que se aborda la trama. No hay oficio de escritor: es un negocio. No hay compromiso con la literatura: hay compromiso con el espectáculo. Pero eso sí, son escritores humildes, matrimoniados con la cultura.

Por otra parte el trabajo del crítico literario es mucho más complejo y desalentador. Pocos escritores (los que sí son imprescindibles) se ganan enemigos escribiendo una novela o un cuento. El crítico, salvo gracias a los milagros del espíritu santo, no publica libros. Sin embargo debe considerar que si existe una crisis de lectores, los pocos que hay, pese algunos apasionados e interesados, no perderán su tiempo lector en crítica literaria. Así que un crítico debe renunciar primero a los lectores. Habrá pocos, los necesarios pues se apasionan e interesan.

El crítico desestabiliza, penetra con su uña la herida que comienza a pudrirse y sus palabras son extensión justa del dolor. Por lo que exigirle que ofrezca una propuesta al mal que señala surge desde el hastío, la flojera. El crítico no tiene que proponer una solución ni una respuesta, para eso existen los activistas, los promotores culturales, las instituciones, la policía… Él indica lo que está mal y crea conciencia… o incomoda porque se compromete a trabajar con la verdad.

La crítica literaria pretende ser una reflexión del tiempo (cualquier tiempo). Su trabajo está cercano al azar, al ensayo y el error, antes que a la precisión: trabaja con el presente y por lo tanto está determinado por la incertidumbre del porvenir. Pocas veces acierta (cuando lo hace inventa otra ficción), pero siempre cambia la perspectiva de una obra: orienta un tipo de lectura. Sin embargo en lo general un crítico literario es un lector de su tiempo y del devenir. Así que debería ser sensible al cambio, a la novedad, sin desestimar o sobrevalorar la tradición, el pasado.

Alfonso Reyes en “Apolo o de la literatura” expone brillantemente que justo después de la voz colectiva, el canto de la comunidad, surge una separación: el individuo, el poeta, alguien que dice “esto es mío”. De inmediato, casi desde la sombra, semejante a un reflejo perverso, aparece el crítico que dice “mientes, esto es de ellos”. Al nacer del mismo tronco, quien emite un juicio estético confirma la propia estética: hay poesía en la crítica. Entonces un crítico literario no escribe desde la envidiatambién es un creador.

Al dialogar solo con las obras, solo con el elemento literario o artístico, el crítico renuncia a la amistad. Cualquier confirmación sentimental de lo real, cualquier elogio entre “compas” que aparece más por una relación fraternal que por un amor hacia la literatura, desestima el trabajo de quien “analiza”. Hay lugares para este tipo de “Krítika”: la contraportada de los libros; las instituciones; los folletines universitarios; la basura.

Dejaré esto por aquí en cursivas y subrayado: El compadrismo es el mayor cáncer de la literatura.

Por su parte el crítico que ha renunciado a la amistad debe considerar un conflicto que atañe a lo personal: la aparición del enemigo. Las enemistades surgirán por naturaleza. Y la violencia verbal, las amenazas, los insultos serán el pan de cada día para la persona que ha optado por la sinceridad antes que el elogio forzado, ridículo, aburrido.

Emmanuel Carballo se autoreseñaba como un “mal necesario”. Semejante será a la varicela que debe transmitirse en virtud de una salud futura. Por supuesto: si el mal necesario llega tarde, puede ser mortal.

Aconsejo a manera de conclusión que en cada grupo literario debe existir por lo menos un crítico: alguien que prefiera la verdad al sentimiento. Incluso aquel que trabaja en la soledad debería tener a alguien que emita juicios y comentarios sobre su obra. Puede ser él mismo. La autocrítica ofrece salidas más sanas. Estar dispuesto a desdoblarse y darse cuenta a tiempo del error hace sencillo evitar conflictos mayores. Siempre será necesaria la polifonía en la opinión, el enriquecimiento de la dialéctica.

waterhouse_apollo_and_daphne

J. W. Waterhouse, Apollo & Daphne.

Anuncios

2 comentarios en “¿Qué es un crítico literario y por qué me cae mal?

  1. Cuando me toca leer crítica literaria actual o moderna, a veces me siento como un niño cuando leía mis primeras novelas. Siempre me salteaba la introducción, siempre dejaba sin leer cualquier aclaración al final del libro. Esa actitud se prolongó hasta mi adolescencia, cuando evitaba leer reseñas o críticas literarias creyendo que mi visión del texto se vería alterada. Y, siendo el joven que era, luego yo mismo me disponía a escribir mis propias reseñas.

    Me parece que pensaba muy poco en compartir experiencias literarias con otros o permitir que me compartieran alguna. En este sentido, he madurado mucho desde entonces. Sin embargo, una vez que empecé a leer crítica actual con un genuino interés me encontré con comentarios infundados, limitadas reseñas de textos recientes y críticas que imitaban falsamente el formato de un video de youtube.

    Este supuesto diálogo que estos redactores entablan con los libros está vacío: se exceden en artificios que sólo sirven para atraer audiencia. Una estrategia comprensible para el alto tráfico que estos sitios sufren, pero un diálogo vacío no le sirve a nadie para analizar una obra. Nadie está aquí para formular recetas, pero tal vez sí para ofrecer una perspectiva en cómo NO hacer las cosas, en aclarar qué puede ser dañino para la comprensión de un lector.

    Finalmente, creo que la crítica literaria es un elemento que se suma al intercambio que el autor inicia. Si el “crítico” decide responder al Quijote o a El beso de la mujer araña con una palabrería, habrá quién lo escuche con oídos abiertos. Pero no quién sepa generar una síntesis de los argumentos que han ofrecido ambos partidos: el autor y el crítico. Es esta síntesis, pues, la que se transforma en nuevos textos que después comentaremos en esta clase de blogs.

    Le gusta a 1 persona

    1. Iba a utilizar ese concepto de “vacío” en la reseña pero lo deseché porque es algo más absoluto que el vacío: no puede existir siquiera una comunicación vacía en estas “reseñas” porque hasta el vacío comunica algo. No sé qué calificativo tendrían, quizá absurdo, quizá basura. Me gusta lo que dices sobre el formato “reseña youtuber”. Y es curioso porque los book-tuber que he visto parecen improvisar un comentario. Hay uno que me gusta mucho pero comprendo que no llame la atención, que se le considere aburrido, porque su edición renuncia a los formatos esperpénticos que suelen utilizar estas personas. Va, te dejo un link: https://www.youtube.com/watch?v=3_IgTvTbgrs

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s