Vértigo: de entre los muertos o el artificio del engaño y la repetición

Reconocida posteriormente como la mejor película de todos los tiempos por críticos y cinéfilos amantes de las listas y lo discutible, Vertigo es no obstante la obra más perfecta de Hitchcock. Su perfección radica, precisamente, en su humanidad, sus errores, distracciones. Busca cumplir un objetivo: explorar la psique humana; pero sobre todo la enfermedad de un protagonista. Para lograrlo, la dirección oculta y expone personajes hermosos, en cierta forma, perfectos y así destruirlos por medio de diversos artificios: el engaño y la repetición.

v02_thumb25255b125255d

En primera instancia, la película parece versar sobre lo noir: una trama policiaca desde el que se erige el conflicto profundo del protagonista. El accidente que define su vida será asimismo lo que cumpla dos destinos. Después, y luego de la aparente recuperación progresiva, la dirección narrativa sigue ese precepto policiaco; pero conforme avanzan los acontecimientos, la trama se convierte en un gran conflicto Chestertoniano: los conflictos ahora atañen a la realidad, se vuelven metafísicos al desestabilizar nuestra idea de realidad. Por último, esto pasa a convertirse en otro engaño tanto para el espectador como para el protagonista: un juego cruel, el crimen perfecto. Y finalmente la última parte de la película construye la obsesión de Scottie por moldear a otra persona en la belleza perdida.

5-things-you-might-not-know-about-alfred-hitchcock-vertigo-james-stewart-kim-novak

Para ello, después del crimen el guion se adapta por medio de construcciones. La repetición es el gran artificio. Creo que nunca había sido utilizado con tanta maestría y sutileza. Madeleine al parecer ha muerto y Scottie termina justamente afectado por la pérdida: su locura le hace verla en las calles, en cada sitio. Así pues, desde otra perspectiva, los hechos expuestos vuelven: luego de una pérdida, de un accidente producto del vértigo y la acrofobia, Scottie ha visto morir a alguien, ha perdido a alguien. Después contemplamos su aparente recuperación. Luego inicia otra persecución, sin embargo imposible: la búsqueda de ella, la ausente Madeleine. De entre los muertos surge otra mujer idéntica a ella; es otra, doble de la muerta, el verdadero fantasma, ella realmente, sin engaños. Justo después del encuentro comienza una secuencia de repetición moldeada por la obsesión de Scottie, por su control: le hace vestir como ella, pintarse el cabello como ella, visitan los mismos espacios, le dice las mismas palabras de amor. Cuando por fin es de nuevo ella surge una cara del amor, mucho más compleja y enfermiza. La locura del protagonista yace en su control, en despojar a una mujer de su identidad para hacerla parecer a una mujer ya muerta —que en realidad era ella interpretando un papel. Naturalmente las consecuencias de esta repetición de hechos concluyen en la tragedia: una vez más, en las horas previas al amanecer, las escaleras en el campanario y alguien que oye gritos. Scottie construyó su propia tragedia, el reflejo del sino irremediable.

screen-shot-2013-05-09-at-9-36-04-am

Anuncios

2 comentarios en “Vértigo: de entre los muertos o el artificio del engaño y la repetición

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s