De lo vasto

Me encontré, escondido entre mis documentos y la basura tecnológica, este poema que deseo compartir por aquí, ya que hace bastante tiempo —meses ha— que no publico creación. Por otro lado, sería esta la entrada número 50, así que me permito la licencia de celebrar. Aquí está:

 

I. Yacer aquí donde la ciudad reposa,

vasta, sí, pero de fatuas sombras:

postes de luz, calles que despojan

vestido sucio, desnudas hojas.

 

La muerte así erige responso y risa,

ausencia en estas nuestras ruinas.
II. Todo muere bajo esfera de la noche

donde cualquier luz es apariencia.

Hasta inasible amor, nube incorpórea,

cae entre las pálidas manos de la Eterna.

 

Cuánta fragancia de lo efímero anega

los espacios del mundo que se entrega

a la hoz de mármol impaciente.

 

III. Fluye mar del desierto en puerta del desaire,

arena floreciendo las ruinas de lápidas en olvido:

nombres del desconsuelo alguna vez, ahora perdidos

bajo esta tempestad, amargo beso del ruido y el aire.

 

IV. El porvenir fue un relámpago de ausencia,

pasado será cruel recuerdo de la pereza

de tétricos dioses muertos en presente:

el alma un errar habrá sido de lo ausente.

 

V. Esta ciudad es una tumba que se expande.

El suspiro del moribundo regresa al aire.

Perseguida, el alma penetra los cuerpos

que lloran el natural pasar del tiempo.

Peregrinos andamos esperando su regreso.

 

Respiramos vestigios de los muertos,

no quedará mañana salvo el viento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s