7 películas que recomiendo

He estado ausente. El motivo es sencillo: burocracia y pereza son una mezcla terrible. Sin embargo, he decidido hacer algunos cambios en el concepto de mis memorias del zapallo. El más importante será el tono cada vez más personal de mis entradas, abandonando el usual tono “científico” de las reseñas y textos que aquí he publicado. Habrá, en fin, más opiniones y listas como estas. Hoy quiero recomendar siete películas que miré durante 2016. Podría nombrarla “lo mejor de 2016” pero, desafortunadamente, vi pocas películas estrenadas durante este año (en México) y sólo una de ellas está incluida en mis recomendaciones, pese a lo divertida que es Sausage party y el Oscar que The Revenant le mereció a Leonardo DiCaprio.

Otro aspecto culpable está vinculado a una noticia triste. A mediados de 2016, Cultmoviez, la mejor página para consultar películas de manera gratuita, “desapareció”. Según sus administradores, su regreso no tarda… pero ha pasado casi medio año y no hay noticias del blog. Ahí era donde yo descargaba las películas. Al desaparecer Cultmoviez también lo hicieron mis ganas de ver películas con la obsesión que distingue al cinéfilo.

7. Incendies de Denis Villenueve (2010)

Villenueve, podría decir, es el director que descubrí este año. Aunque Enemies se trate de una película maravillosa, Incendies es mi recomendación debido al impacto emocional y trágico de sus imágenes: hay algo conmovedor en el desastre. Al director le interesa el retrato de personajes derrumbados, en el abismo más bajo de lo humano: no resulta sorprendente entonces que su filmografía busque y encuentre relatos en los conflictos bélicos. Su más grande acierto, desde mi punto de vista, es su humanización: el retrato que ofrece Incendies de la guerra en medio oriente se vive, se siente carnal. Y sin embargo existe algo de esperanza, de redención y descubrimiento. La historia de los dos hermanos que buscan desvelar el pasado de su madre recién fallecida y la vida de la mujer que cantaba mientras los monstruos, más cercanos a nuestra sangre de lo que imaginamos, violentaban su cuerpo, su vida y en fin, su destino. ¡Atención con el plot twist final!

incendies-poster

6. Spotlight de Thomas McCarthy (2015)

Uno de esos felices hallazgos en la cartelera de mi ciudad, Spotlight es la radiografía misma de la complejidad que existe a la hora de practicar el periodismo, que puede cubrir crímenes detestables o puede denunciarlos, dependiendo de las caras e instituciones que los manejen. El relato real de un grupo de periodistas del Boston Globe que toman el riesgo de destapar una serie de escándalos vinculados a la pederastia de ciertos curas en Estados Unidos es poderoso y lamentable: desde The Wire no se veía a la corrupción humana con la misma desnudez. La iglesia queda, como siempre, mal parada frente a sus pecados.

316410

5. El día de la bestia de Álex de la Iglesia (1991)

Sin en Spotlight se ataca a la iglesia como institución fallida, en El día de la bestia, a través del humor, pone en duda todos sus principios. En esta película, que mezcla el sarcasmo con el terror a lo bestial, un padre un poco loco se convierte al pecado, para poder invocar al demonio y asesinar al anticristo. Las medidas que adopta y los pasos que sigue el padre para lograr su cometido, los personajes deformes y extraños pero curiosamente entrañables, únicos y ese guion extremo y jodidamente divertido que, en su momento y hoy, tiene una vigencia escalofriante son sólo unos cuantos aciertos de una obra monumental del humor español:

“—¿Hijo… tú pecas?”
“—Sí padre. Yo peco la hostia”.

el_dia_de_la_bestia-963705908-large

4. Trois Couleurs: Bleu de Krzysztof Kieslowski (1993)

Cierto día platicaba con un amigo sobre la belleza del aburrimiento, es decir, que el aburrimiento puede ser, de alguna forma, entretenido. Hablábamos de películas y libros que podrían considerarse (o son considerados) aburridos pero notables. Mi amigo describía que Melancolía de Lars Von Trier le había aburrido tanto… y que sin embargo la encontraba hermosa. Yo le hablé de la primera película que vi durante este año, Bleu, obra que inicia la trilogía de los colores de Kieslowski. Compleja y en cierta forma “aburrida” porque pocas cosas suceden, encuentro en ella una sensación de belleza indescriptible: quizá por sus imágenes y por lo no contado. Su hallazgo no está en contar un relato harto común (una mujer que pierde a su marido e hijo en un accidente automovílistico) sino en describir, por medio de símbolos y silencios, a través, en fin, de la lentitud una historia de los sentimientos de culpa y pérdida que pueden aquejar a una persona hasta la bifurcación del destino: la destrucción total o el renacimiento.

vlcsnap-2010-04-16-22h58m30s22

3. Lock, Stock and Two Smoking Barrels de Guy Ritchie (1998)

Guy Ritchie miró Pulp Fiction y se obsesionó al grado de imitar en Snatch y en Lock, Stock and Two Smoking Barrels muchas de las premisas de la obra maestra de Tarantino. No obstante, siento que en la segunda Ritchie rinde homenaje más fresco a Tarantino antes de imitarle lo que él asimismo imitó de sus maestros. Unos chavos intentan estafar a un reconocido mafioso y terminan estafados por él: deben conseguir el dinero en menos de una semana; así que planean un robo a otro grupo criminal del que nada bueno puede salir. Emocionante y genial, esta película la vi dos veces seguidas en aquella ocasión, y todavía me sigue pareciendo la única vez que Ritchie superó a su maestro.

lock_primary

2. The Truman Show de Peter Weir (1998)

Siento que ninguna otra obra de carácter nihilista refleja con tanta sinceridad, con tanta pureza lo que es el conflicto que existe entre el ser y Dios, entre el creado y el creador, como lo es The Truman Show, una película perfecta y triste, sumamente triste, en la que se critica el carácter “Gran Hermano” que le hemos dotado a los medios de comunicación, así como de la deshumanización del ser frente al espectáculo. Al final, ante las murallas ontológicas, esa prisión disfrazada de paraíso hecha especialmente para cada uno de nosotros , siempre habrá un poco de esperanza y libertad.

The Truman Show (1998)

1. The Apartment de Billy Wilder (1960)

Antes de que Netflix la quitara de su catálogo, The Apartment era la mejor película que podías ver en esta plataforma, hecho que me hace extrañar mucho más a Cultmoviez. Hablé hace algunos meses de esta película aquí en el blog y mi opinión no ha cambiado nada. Se trata pues, de la reinvención de un género, hoy sobre explotado: la comedia romántica. Se trata del mejor director de todos los tiempos: Billy Wilder. Y se trata, quizá, de la mejor  y más sincera visión del amor que jamás se ha retratado en el cine. No hay experiencia parecida al primer acercamiento a The Apartment, una de las mejores películas de la historia del cine.

Apartment 1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s