Hey, Charlie: la prostituta que enviaba postales de Navidad

Bukowski es un buen poeta, poco entendido, malinterpretado, mal leído. Su malditismo abarca mucho más de lo que se piensa y, a diferencia de sus novelas (aunque siempre hay una trascendencia en toda parodia), en su poesía adquiere una profundidad simbólica relevante: las mujeres, la autodestrucción alcohólica y el personaje que hizo de sí mismo. Su desprecio a la escritura es en realidad un disfraz que oculta una seria redención, un profundo respeto hacia la literatura. Sensible sin encontrar los pozos de la sentimentalidad y la cursilería, Bukowski encontró la belleza en los elementos de lo grotesco: su poesía, en general, describe apariencias muertas, figuras en charcos de lodo, sombras en la desolación y por supuesto personajes que pertenecen a las regiones escabrosas de la sociedad, tales como prostitutas, vagabundos y borrachos. Todo impregnado en un natural sentido de nostalgia.

Tom Waits es la efigie poderosa y heredera de lo mejor de Bukowski. Su poesía embriagada en imágenes terribles en las que el yo, ese ser eludido por la poesía del primero, encuentra la desesperanza y el olvido al abandonarse al más tierno blues. Tom Waits eructa su poesía, con arcadas de ebrio maldice a las mujeres como el humo, al tiempo imperecedero, a los santos y a los pianos borrachos. Existen algunos videos en los que Waits se adueña de los versos de Bukowski y quien escucha se sumerge en la imaginación más bohemia: un bar repleto de humo, personajes y situaciones terribles, desolación. Pareciera el segundo un doble del primero, una resurrección justa y atemporal.

El punto climático de esta relación en el que poesía y música convergen igual que si se tratara de un regreso a los primeros orígenes, rapsodas malditos, embriaguez lingüística, ocurre cuando Waits reinterpreta un texto poético de Bukowski en la canción Christmas Card from a Hooker in Minneapolis, del disco Blue Valentine (1978). Hay una versión en vivo donde Waits mezcla este tema con el célebre jingle Silent night (noche de paz) en el que ante la desesperación y la tragedia terrible que se narra el público responde con una cínica risa, un desprecio terrible hacia la devastación de una mujer que lo ha perdido todo y que necesita pedirle a un antiguo amante una ayuda: han ocurrido cosas que jamás revelará este personaje y necesita dinero “para pagar a un abogado”. Ante el festival de las lágrimas, algunos enfrentan el reflejo más humano con una risa despreciable, deshumanizada, enlatada.

TOM

Maravillado por la interpretación de Waits, ese cálido homenaje místico, mi búsqueda por el texto de Bukowski en libros de poesía y algunas misceláneas en internet estaba basada en la angustia del que encuentra todo menos lo que busca. Desistí por un tiempo hasta que más por una casualidad alegre que por un acierto investigador, encontré el texto original en reddit. Y por supuesto ahí está el tema de Tom, pero con matices en las diferencias: 1) donde Tom canta que la prostituta tuvo un “accidente” Bukowski no esconde que fue una “sobredosis”; 2) en la canción la prostituta vive en una librería abandonada; 3) Waits también ahonda en la descripción del amante invisible, platónico: él trabaja afuera de la ciudad, la saca a bailar todos los sábados y le regaló un anillo que perteneció a su madre; 4) en Bukowski una tal Loretta firma la carta; en Waits, nadie.

Lo sorprendente se encuentra en la capacidad mínima de ambos para perfilar a dos seres humanos complejos: Charlie, ausente, también es un drogadicto quien gusta de la música y usa mucha grasa en el cabello; Loretta se presenta como una soñadora, semejante a la Maga cortazariana, tintes dramáticos poderosos mezclados con la ensoñación y la violencia del cuerpo: las drogas le han arrebatado la vida, los sueños… y el dinero.

Por último, antes de pasar a la transcripción y traducción del texto, Tom añade un fragmento que redondea a la historia, un pasaje precioso en donde, ante la desolación y la locura después de que un tal Mario es arrestado, el personaje regresa a Omaha para encontrarse con el pasado, sólo para hallar que todos sus amigos y familiares o están muertos o en prisión y finalmente regresar a Minneapolis: ahí, por lo menos, existe el recuerdo de Charlie, el amor de Charlie, la ausencia de Charlie.

Aquí el texto de Charles Bukowski en inglés:

Dear Charlie, I’m pregnant and living out on 9th street. Stopped smoking dope, and quit drinking whiskey. Old man plays the trombone and says that he loves me, even though its not his own baby. Tells me he’s gonna raise him up like it were his only son. And I still think about you every time when I pass that ole fillin’ station, on account of all that grease you wore in your hair. Still have your old record of little anthony & the imperials, but someone stole my record player. How do you like that?

Charlie, I think I’m happy for the first time since my overdose, and wish I still had all that money we used to spend on dope. I’d buy me a used car lot and wouldn’t sell any damn one of ‘em. I’d just drive a different car every day, dependin’ on how I feel. And if you want to know the truth of it… I don’t have me a husband and he don’t play a trombone. I need to borrow money to help pay for this lawyer and oh Charlie baby, I’ll be eligible for parole come valentines day.

-Sincerly, Loretta from the Red Light District

Y ahora ofrezco mi traducción:

Querido Charlie, estoy embarazada y vivo en las afueras de la calle 9th. He dejado de fumar marihuana y ya no bebo whiskey. Mi amante toca el trombón y dice que me ama, aunque el bebé no es de él. Me dice que lo educará como si fuese su único hijo. Y yo no dejo de pensar en ti cuando cruzo cerca de la ole fillin’ station (un lote de autos), debido a toda la grasa que solías untarte en el cabello. Todavía tengo tu viejo álbum de Little Anthony & The Imperials, pero alguien me robó el reproductor de discos. ¿Qué te parece?

Charlie, pienso que soy feliz por primera vez desde mi sobredosis, y desearía tener todo el dinero que gastamos en drogas. Me compraría un lote de autos y no vendería un carajo de todos ellos. Y conduciría un coche diferente todos los días, dependiendo de cómo me sienta. Si quieres escuchar la verdad de todo esto… no tengo ningún amante, nadie que toqué el trombón. Necesito pedirte dinero para ayudar a pagar este abogado y oh Charlie querido, estaré en libertad bajo palabra pronto, ven el día de San Valentín.

-Sinceramente Loreta de the Red Light District.

Bukowski

Fuente del texto: https://m.reddit.com/r/QuotesPorn/comments/1xn35t/if_i_had_been_born_a_woman_charles_bukowski/

Anuncios